Aspectos básicos

RECORRIDO 2. Tenlas y úsalas

capítulo 1/4

He comprado mis primeras cripto, ¿ahora qué?

14 Ene, 2021
Leer 4 min
Aspectos clave:
— Las cripto operan en un sistema único diferente a las finanzas tradicionales, por lo que si acabas de comprar tus primeras cripto, lo siguiente que debes hacer es enterarte de cómo funcionan.

— La clave privada es lo que te da derecho a acceder a las cripto de una ubicación determinada de la cadena de bloques, por lo que si las claves no son tuyas, tampoco lo son las cripto.

— Es muy probable que empieces guardando tus cripto en la billetera de un exchange, pero este tipo de billeteras son con custodia, lo que significa que las claves privadas están vinculadas al exchange, no a ti. Esto nos lleva al mantra más importante del mundo de las cripto: Sin claves, no hay monedas.

— La billetera de hardware Ledger es un dispositivo de almacenamiento frío que almacena de forma segura las claves privadas de tus activos cripto, lo que mitiga los riesgos que conlleva ser tu propio banco.

¡Lo has hecho! Has comprado tu primera criptodivisa. ¿Y ahora qué?

Los activos cripto son dinero digital que existe en la cadena de bloques, un concepto al que cuesta acostumbrarse. Veamos más detenidamente los matices de tener cripto en propiedad para que puedas habituarte a tus nuevas monedas y tokens.

¿Qué implica tener cripto?

Cuando compras cripto, lo que realmente tienes es una dirección en la cadena de bloques y las claves privadas (código criptográfico) que controlan esa dirección. La cadena de bloques realiza un seguimiento de la cantidad de monedas o tokens que hay en esa dirección en un momento dado.

Tus monedas no están en ningún tipo de cuenta: existen en la cadena de bloques y solo tú las gestionas. Eso significa que es tu responsabilidad garantizar que sigan siendo verdaderamente tuyas y estén protegidas. Este primer paso consiste en conocer ciertos fundamentos y aspectos de las criptodivisas para entender por qué necesitan una “atención especial” en términos de seguridad y cómo aprovecharlas para alcanzar la libertad financiera.

Tener cripto implica ser tu propio banco

El objetivo de las criptodivisas es proporcionarte libertad y control sobre tus activos. Y como bien dijo Peter Parker, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

En nuestra lista de reproducción “Acerca de las cripto”, enumeramos las diferentes características de las criptodivisas, como su capacidad para evitar el gasto doble y la seguridad que ofrece la descentralización. Una vez que se ha realizado una transacción en la cadena de bloques, no hay marcha atrás. Eso significa que solo tú eres responsable de proteger tus activos cripto, así como de las decisiones que tomarás.

Teniendo esto en cuenta, lo primero que hay que entender es que comprar activos cripto no significa poseer físicamente las monedas. Porque el dinero digital es intangible y no existe físicamente. Lo que realmente te pertenece es lo que se denomina una “clave privada”, que es precisamente lo que debes proteger.

Comprender en qué consiste la clave privada y cómo funcionan las criptodivisas te ayudará a entender las reglas generales para proteger tus activos cripto.

Claves públicas frente a claves privadas

Las cripto no son tangibles como las divisas fiduciarias o las commodities. Es totalmente digital. En el mundo de las criptodivisas, la seguridad de la red se garantiza mediante un sistema doble de clave privada y clave pública.

La clave pública es una dirección pública de recepción a la que cualquier usuario de la red puede enviar cripto. Es similar al número de tu cuenta bancaria, como el IBAN o el SWIFT, o a tu dirección de correo electrónico.

Por otra parte está la clave privada, vinculada a la clave pública. Es comparable a una llave real que otorga al propietario el derecho a acceder a las criptodivisas asociadas y usarlas. Tu clave privada es solamente tuya, por lo que debe ser de carácter privado. Eso significa que cualquiera que tenga acceso a la clave privada tendrá los fondos. Tu clave privada es similar a la contraseña de tu cuenta bancaria. Compartir tu clave privada sería como compartir la contraseña de tu cuenta de banca en línea o el PIN de tu tarjeta de crédito.

Clave privada y clave pública

Entonces, ¿dónde están tus monedas?

Recuerda que cualquier activo cripto que tengas solo existe digitalmente en una dirección de la cadena de bloques. Por lo tanto, el hecho de que tengas acceso o no a esa dirección determinará si los activos son tuyos. Sin claves, no hay cripto: así de simple. Veamos cómo funciona en la práctica.

Sin claves (privadas), no hay cripto

De acuerdo, entonces tener cripto quiere decir tener la clave privada. Parece fácil, ¿verdad? En realidad no lo es.

¿Actualmente utilizas un exchange de cripto? Tal vez es así como compraste tus primeras monedas. Si tienes fondos en tu exchange de cripto favorito, puede parecer que eres tú quien tiene la propiedad de los activos de tu cuenta. Por eso tienes que iniciar sesión para acceder a ellas, ¿no?

Pero, en realidad, mientras las monedas permanezcan en la billetera del exchange, el exchange será el propietario. Las claves privadas las controlará el propio exchange, que solo te dará una contraseña para la interfaz en sí (no para la cadena de bloques), por lo que tendrás que confiar en que tus monedas seguirán ahí la próxima vez que inicies sesión.

¿Conclusión? El exchange tiene el control y tú confías en que te dé acceso a tus fondos cuando lo solicites. ¿Le confiarías las llaves de tu casa o de tu caja fuerte a una entidad?

¿Y si el exchange tiene problemas de seguridad? ¿Y si no quiere atenerse a determinadas políticas de retiro o depósito? Además, en algunos países, según el exchange, es posible que no puedas realizar transferencias o que te pregunten constantemente con qué fin quieres realizarlas. El objetivo de un libro contable distribuido NO es ese.

Este problema no es exclusivo de los exchanges: lo mismo puede decirse de cualquier proveedor de servicios que no te permita tener en propiedad las claves privadas de los fondos asociados. Implica volver a utilizar un intermediario en un sistema que pretende ser descentralizado.

¿Cómo gestionarás tus claves privadas?

Esperamos que este artículo haya aclarado la gran importancia de las claves privadas a la hora de controlar las cripto, y las consecuencias de no tenerlas en propiedad. Después de comprar activos cripto, lo más sensato que puedes hacer es asegurarte de que realmente tienes en propiedad tus claves privadas e informarte de cómo protegerlas. Para eso está Ledger. Así que profundicemos un poco más en nuestra explicación de las claves privadas, antes de ver los detalles de cómo gestionarlas.

El conocimiento es poder.

¡Sigue aprendiendo! Si disfrutas familiarizándote con las cripto y la cadena de bloques, echa un vistazo a nuestro episodio de School of Block sobre las riquezas de fábula del mundo de las cripto.


Recursos relacionados

Mantente al día

Encontrarás los anuncios en nuestro blog. Contacto de prensa:
[email protected]

Suscríbete a nuestro
boletín de noticias

Nuevas monedas compatibles, novedades del blog y ofertas exclusivas directamente en tu correo